Domingo, 12 de octubre de 2008
Gardelitos nació en 1995 entre cuatro paredes de un monoblock en el Bajo Flores de la mano de Korneta Suárez. Mentor del grupo, fue descubriendo en sus hijos el mismo talento musical que él llevaba adentro, y así formó lo que, hoy por hoy, es la banda under por excelencia.
Eli, su hijo mayor lo apoyó desde el primer momento y terminaron de conformar el grupo sus otro hijo Bruno, su esposa, y Jorge, actual integrante de Intoxicados y amigo de la familia.

La falta de recursos económicos no fue impedimento para concretar el proyecto y fue así como decidieron vender la camioneta fletera y la rotisería familiar, arriesgando todo, fieles a su convicción.

Sus primeras presentaciones fueron en Parque Centenario, donde tocaron en forma gratuita durante más de 50 domingos, soportando críticas de artesanos que los acusaban de llevar público que “fumaba faso” a lo que Korneta contestó sin vacilar: “ Ellos hacen tuqueras, hojitas de faso y remeras de Bob Marley, pero si pasa alguien fumando te echan. No lo entiendo. Es algo hipócrita. Es como llevar la cruz y no creer”.

Así surgía esta banda. Hoy, un referente de nuestro Rock Nacional.

El Rock Sudaka no transa

Si hay algo que cabe destacar de Los Gardelitos es el empuje que tuvieron, desde sus comienzos hasta hoy, para ir creciendo sin “transar” ni venderse, como lo hicieron muchos otros. Sólo la pasión que despertaba su música logró consagrarlos.



No tener cortes de difusión en radios, ni video clips, ni afiches, marca una tendencia que deja al descubierto la esencia de sus seguidores y de ellos mismos, que los convierte en “Rocanroleros de Raza”.

Durante más de diez años promovieron un concepto de “Rock Sudaka”, con una estética musical desbordada de referencias sociales y urbanas defendiendo siempre los Derechos Humanos y Culturales, tan devastados por la codicia y el poder en toda América Latina.

La solidaridad es otro de los rasgos principales que los define. En la mayoría de sus recitales el principal objetivo es ayudar a quienes más lo necesitan. Es muy común ver a la “comunidad rockera” con alimentos, ropa o cualquier cosa que sirva para colaborar. Esos chicos que, en muchos casos, tienen la plata justa para el bondy pero hacen su aporte sabiendo que servirá para aliviar algo de la miseria en la que gran parte de la sociedad está inmersa. Muchas veces el que menos tiene es el que más da, y los seguidores de esta “gran familia del Rock Sudaka” son el claro ejemplo.

Otra particularidad es la de tocar sin prejuicio alguno en la cárcel de mujeres de Ezeiza, el BORDA y en villas, demostrando que el Rock Nacional no discrimina clases sociales. Ya lo dijo Korneta alguna vez: “La idea es acompañar a los barrios más humildes, porque en los días de fiesta no tienen ni para el locro, y ahí va gente que colabora y se arma una fiesta”.

Hay una única frase que unifica esta ideología, y es la bandera que levantó Korneta y siempre llevan en alto Los Gardelitos: “Prohibido prohibir, eso es lo único que tendría que estar prohibido”.



Los Gardelitos sin Korneta

Cuando la banda crecía a pasos agigantados, el destino se encargó de empañar esa alegría. El 12 de mayo de 2004, Korneta Suárez, emprendió un camino sin retorno. Nada se supo de él hasta que tres días más tarde llegó la noticia que ningún gardelito quería conocer: el cuerpo de Eduardo Korneta Suárez había sido encontrado sin vida.

La pérdida no la sufrieron sólo Los Gardelitos sino también todos sus seguidores, quienes se unieron en el dolor como una gran familia, despidiéndolo con una gran fogata frente a una sala velatoria del Bajo Flores. El último regalo que le hizo su público fue una bandera negra.

Estaba todo casi listo para la presentación del cuarto disco y fue Eli, quién se cargó al hombro el legado de su padre y se ocupó de transmitir las canciones nuevas de En Tierra de Sueños que Korneta no llegó a presentar en público.

La fecha del recital estaba prevista justo una semana después, y Eli impulsado por la pasión que le había dejado su padre decidió no suspenderlo y subió al escenario, junto a Horacio y Martín Ale, para hacer delirar a un Cemento que rebalsaba de gente dispuesta a mantener vivo el recuerdo del creador de este referente del Rock Nacional.



Entrevista a Eli:



LOS GARDELITOS: Los cantores del barrio

Desde hace casi una década, Gardelitos encarna la filosofía del rock barrial. Sin apuros y con un cambio de por medio, hoy les toca el turno de brillar.

21.06.2006



Y la banda de los Suárez va. A dos años del fallecimiento de su fundador, Korneta, su hijo Eli está consolidado como líder, cantante y único violero de Los Gardelitos, una de las bandas de rock barrial que mejor supo asimilar el golpe de Cromañón. Ahora y luego de tocar en el estadio de All Boys para 10 mil personas, van por un nuevo desafío: debutar en el Estadio de Obras. Con entradas prácticamente agotadas para las fechas del viernes 23 y sábado 24, se acaba de agregar un tercer show para el domingo 25. Eli Suárez habla del presente del trío que completan Martín y Horacio Ale en bajo y batería y de la escena post-Cromañón.

Periodista: Pudieron haber vuelto a All Boys pero eligieron Obras. ¿Para las bandas Obras sigue siendo el templo del rock?

Eli: Lo elegimos, más que nada, porque vamos a grabar un disco en vivo, pero muchas bandas que nos gustan pasaron por ahí. Además, es la primera vez que vamos a grabar en trío, el formato con el que estamos desde hace dos años (desde el fallecimiento de Korneta, en mayo de 2004). Estamos entusiasmados con el disco, que va a ser el primero de la nueva etapa. Y elegimos arrancar por uno en vivo para que la gente escuche cómo suenan ahora las canciones de siempre.

P: Tras la muerte de Korneta optaron por el formato del trío. ¿Era difícil encontrar un nuevo integrante?

E: Nos gustó la idea de ser trío, era la realidad con la que estábamos viviendo. También nos gustó la idea de ser más eléctricos. La guitarra de Korneta era acústica y llevaba la filosofía de que con poco se podía hacer mucho. Nosotros mantuvimos la esencia y sumamos teclados y percusión como invitados, que van a estar en Obras.

P: Se presentaron tres veces en El Teatro de Flores, en la cancha de All Boys y ahora van a hacer tres shows en Obras. Tocaron en los festivales de Gesell y Cosquín. Sin embargo, en los medios no se refleja el buen momento de Gardelitos.

E: Son cuestiones que se dan con el tiempo. También hay que reconocer que no se pudo editar discos durante cuatro, cinco años y evidentemente tampoco uno tiene un motivo concreto para encarar a los medios o para que los medios nos encaren. Así fue como se generó esa cosa de banda de culto, porque sin sacar un disco seguíamos llevando gente. La propuesta de la banda, al ser distinta al estándar de aquel momento, generaba algo diferente en la forma de la gente de seguir al grupo. Los discos también incluyeron cosas distintas. En este caso no, porque es un disco en vivo, pero igual vamos a meter dos o tres temas inéditos. Siempre mantuvimos una postura de poner lo artístico por encima de lo comercial.

P: Vivieron dos golpes muy duros en poco tiempo, primero el fallecimiento de Korneta, tu viejo, y después la tragedia de Cromañón.


E: Con lo de mi viejo fue una toma de conciencia de golpe. Fue necesario poner los pies sobre la tierra y replantearnos un montón de cosas. Y varios meses después sucedió lo de Cromañón y fue otro golpe, otra toma de conciencia heavy, que nos sirvió para ver donde estábamos parados, porque la verdad es que no teníamos conciencia de que las bengalas podían ser peligrosas. Y hasta qué punto el gobierno y la sociedad tienen un cuidado por la juventud. ¿No? Tampoco hay conciencia de cuáles son nuestras raíces y nuestra historia. Una sociedad que descuida a los viejos y a los pendejos, no tiene relación ni con el pasado ni con el futuro. Algunos pudimos abrir los ojos y ver dónde estábamos parados. Pero aún falta un replanteo con respecto a lo que pasó y con lo que sucede hoy por hoy. Yo trato de no ponerme en una posición de víctima, quiero ser objetivo y ver cómo son las cosas. Hay que ser respetuoso, porque no es serio decir ‘no me gusta aquel por la música que hace’. Si no hay un cambio… a veces nos quedamos en lo superficial. Me interesan las opiniones de los que hace años que están en el movimiento del rock y no dividir entre a favor y en contra. Nosotros estamos a favor de la justicia y en contra del olvido y de la falta de memoria. Va más allá de si somos amigos o no de los chicos de Callejeros.

P: Nadie estaba preparado…

E: Nos tomó de sorpresa, pero hace diez años que se usaban bengalas. También como sociedad elegimos gente que para que se ocupe de cuidarnos, tenía que controlar esas cosas. No tengo nada en contra de Omar (Chabán) pero confié y confiamos en que él podía prever algo así. Si él calculaba que el techo no se podía prender fuego estaba todo bien. No sabía hasta que punto si podía suceder.

P: ¿Sentiste miedo en algún show de tu banda?

E: Desde el escenario, lo de la gente lo ves como un ritual. No es que llegás a tener miedo de que suceda algo, pero ves que los chicos tienen una actitud agresiva. Es parte del ritual que generan desde su lugar. Sí me parece que en un punto las bengalas no dejaban que se viera el show. Estaban buenas en un recital al aire libre, porque para mi el tema pasa más por el techo que por la bengala.

P: ¿Es posible que parte del público que seguía a Callejeros ahora vaya a los shows de Los Gardelitos?

E: Es posible. En un momento se armó una rivalidad del público y fue absurdo. Me acuerdo de un cantito que hicieron en un show nuestro en Cromanón: ‘Si no cantamos todos parecemos Callejeros’. Nosotros ahí dijimos que no queríamos parecernos a nadie, que no hacía falta ese canto porque queríamos ser nosotros mismos. No era Soda-Los Redondos. No existe y es algo muy absurdo porque siempre tuvimos buena onda y le tengo mucho afecto a Pato. Más allá de que los chicos no puedan tocar y haya un público paria, puede ser que algunos nos vayan a ver, pero no es mi sensación. Pasa más porque el grupo venía para adelante antes de Cromanón y muchos chicos, quizás, que nunca pudieron ver a Callejeros, vienen a ver a Gardelitos. Pero su gente está esperando que la banda toque.



Algunos discos: (perdonen los q no están... es q no se q pasa con las páginas para subir y no me abre ninguna )

Los Gardelitos - Gardeliando (1998)



1. El tanguito
2. Cobarde para amar
3. Blues para Caseros
4. Gardeliando
5. Lo que mis vecinos creen
6. Amor de contramano
7. Volveré en tus ojos
8. Nadie cree en mi canción
9. Los chicos de la esquina
10. La constelación de la virgen
11. Libertad condicionada
12. América del Sur
13. A pesar del viento

http://rs4.rapidshare.com/files/1207211/Los_Gardelitos_-_Gardeliando_by_mobRe..rar




Los Gardelitos- Fiesta Sudaka (1999)



1- Introducción gardeliana
2- 6 AM
3- Amando a mi guitarra
4- Comandante Marcos
5- Ciudad descalza
6- Y todavía quieren más!
7- El dragón
8- No puedo para mi moto
9- Llámame
10- Caras de limón
11- Corazón bailando al viento

http://www.megaupload.com/?d=VIRLLE4E




Los Gardelitos - En Tierra De Sueños (2004)



1. Introduccion Sudaka
2. Estamos Podridos
3. Los Moais
4. Los Querandies
5. Anabel
6. Seras Mi Mujer
7. El Reloj
8. Hay Que Enterrarlos Vivos
9. Envueltos En Llamas
10. Monoblock
11. La Mamita

http://www.megaupload.com/es/?d=ED90RT7E

Publicado por rock_and_roll @ 18:12  | Descarga
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios